amarillo

El color de tu casa es crucial a la hora de mostrar tu personalidad y de crear un ambiente con determinado estilo y sensación. Por eso, pintar con colores fuertes y atrevidos puede ser una odisea si no sabés qué efectos van a tener estos colores.

Para que no te veas superada por el proceso de selección, te dejamos algunos tips y significados de colores para tener en cuenta a la hora de pintar el interior de tu casa, y así lograr el ambiente y la atmósfera que estabas buscando:

Habitacion roja

Rojo: El colorado es un color complejo, ya que depende de su uso puede ser cálido y hogareño, o excesivamente invasivo y energético. Si lo vas a usar en las paredes, optá por una pintura con más tonos marrones de base, para crear un espacio cálido y acogedor. Un tono más puro y saturado va a dar la impresión de que las paredes se te “vienen encima” y de que la habitación es más chica, así que tené cuidado. Evitá usarlo en las habitaciones, ya que es un color que tiende a alterar el estado de ánimo y hace difícil relajarse.

Una buena alternativa es usar un tono rojo bien saturado para detalles, pero en general es mejor evitarlo para paredes enteras.

Rosado: Este color, si nos centramos en las tonalidades más ligeras y delicadas, puede funcionar bien en techos. El rosa pálido funciona bien en las paredes, ya que complementa el color de la piel. Los tonos más intensos y saturados son altamente dramáticos y algo chillones, así que tené cuidado si los elegís, ya que pueden ser cansadores. En general, el rosado es un color que funciona mejor para detalles o accesorios, pero si te animás, ¡fantástico!

Habitacion rosada

Marrón: Los tonos oscuros son pesados, pero pueden llegar a funcionar en techos altos y amplios. Para las paredes, los tonos medios son ideales para crear un ambiente cálido, mientras que los tonos más suaves se ven naturales y funcionan como un fondo neutral para los muebles. En general, los marrones claros son amigables para vivir y trabajar, y si tienen subtonos rojos, crean un ambiente acogedor y hogareño.  

Anaranjado: El naranja es un tono súper energético que, en su máxima saturación, tiende a avanzar y “achicar” la habitación, es mejor evitarlo en paredes y techos. Los tonos más cercanos al durazno son más suaves y cálidos, y resaltan las cualidades de la piel (ideal para un vestidor o el baño). Si a lo que apuntás es a una habitación acogedora y hogareña, podés decidirte por un rico anaranjado amarronado, que da sensación de calidez.

Habitacion naranja

Verde: El verde es uno de los mejores colores para interiores, ya que fomenta la concentración y la meditación. Sin embargo, tené cuidado si pensás usarlo para pintar el techo, ya que el reflejo verde en la piel no es de lo más favorecedor. En las paredes, el verde tiende a tener un efecto calmante, de seguridad, y funciona a la perfección con muebles de maderas oscuras. En sus tonalidades más azules, tiene un efecto relajante, mientras que las tonalidades con subtonos amarillos son cálidos y similares a colores que encontramos en la naturaleza.  

Amarillo: Este color es ideal para habitaciones con una iluminación pobre, ya que parece más brillante que el blanco, y refleja fantásticamente la luz del sol. Los tonos más tendientes al dorado generan calidez, mientras que los tonos saturados pueden llegar a encandilar y a ser demasiado cansadores. Es ideal para llamar la atención, por lo que si querés destacar algún detalle de una habitación, este es el color para hacerlo.

Habitacion amarilla

 

Blanco: El blanco da la sensación de pulcritud, prolijidad y sofisticación, aunque puede llegar a ser algo intimidante. Es ideal para espacios amplios (o para dar la idea de amplitud) ya que crea un efecto de iluminación al reflejar la luz y reducir las sombras. Es idóneo para realizar trabajos que requieren alta precisión.   

Azul: El azul tiende a percibirse como frío y algo débil si se aplica a grandes superficies, por lo que es mejor evitarlo en las paredes. Los tonos medios a profundos son ideales para detalles, mientras que el azul suave tiende a dar una atmósfera sombría a los objetos de la habitación, aunque es relajante y calmo.

Habitacion azul

Negro: La impresión que genera el negro depende de a dónde lo utilices: como color para detalles puede funcionar tanto en casas como en oficinas, aunque una pared completamente negra puede generar una sensación de amenaza y pesadez. Psicológicamente, el negro está asociado a la sofisticación y la dignidad, aunque puede ser poco cálido y lúgubre.

Gris: El gris da la sensación de mayor exclusividad, aunque se corre el riesgo de que la habitación quede excesivamente aburrida y neutral. Además, si el tono es de medio a oscuro, da la sensación de oscuridad y crea sombras.

Habitacion neutral

Otros consejos útiles a tener en cuenta a la hora de pintar el interior de tu casa son:

1. El color del techo: de acuerdo a los expertos, el blanco nunca es un buen color para el techo, porque todo tono blanco tiene algo de gris, lo que achica la habitación. En su lugar, optá por un color crema.

2. Evitá que el color de una pared sea del mismo que una de las telas de la sala, porque el efecto será demasiado fuerte y sobrecogedor. En su lugar, usá un tono ligeramente menos brillante (o con más gris) para combinar.

3. Si estás decidido a darle un toque de color atrevido a una habitación, no te olvides de balancearlo con detalles en colores neutros. Esto hace que el color no sea tan saturador, y que la sala no parezca un muestrario de pinturas.

Habitacion violeta

4. Tratá de mantener un hilo conductor que atraviese todos los espacios de tu casa/oficina: no hace falta que uses los mismos colores, pero cada habitación debe sentirse como parte de un todo, no como un accesorio que no está relacionado con el resto.

5. Dale la importancia debida al contraste: si vas a usar tonos neutros como grises y beige, es necesario que tengas algún detalle en blanco inmaculado, o en negro brillante. Estos le dan atrevimiento y un toque de personalidad a la habitación, que de otro modo se vería aburrida.

Compartir en