1

Si compramos una antigüedad (es decir, un mueble de más de cien años), lo más aconsejable será no tocarlo y