Los candy colors marcaron la estética de la década del cincuenta, pero ahora volvieron con todo y siguen como tendencia en el universo de la decoración. Las paletas de colores claros, con tonos pastel, aportan un clima lúdico y de relajación en los ambientes, pero sin perder la elegancia. Por eso son una buena opción para quienes desean más color en la decoración, pero sin excesos.

Además, esta familia de colores permite infinitas posibilidades de combinaciones y de esa forma se logran ambientes más creativos y con mucho estilo. Como el nombre lo sugiere, los candy colors nos recuerdan las golosinas que más nos gustaban en la infancia y por eso aportan delicadeza y una onda divertida a la decoración.

 

sdfgfdsgfsgs

Pintura diferente en el dormitorio

En este dormitorio, la pared de la cabecera se destaca porque está pintada con tres colores dispuestos en franjas verticales. Es interesante observar que no tienen el mismo ancho, y eso le da un toque menos estructurado. El rosa, el beige y el amarillo forman parte de una paleta suave, ideal para los momentos de descanso, e inspiran a elegir los colores de la ropa de cama.

sdfgsdg

Una combinación encantadora para el living  

¿Qué le parece pintar el living con dos colores diferentes? Acá, el verde y el rosa constituyen una dupla elegante y dan lugar a un diseño geométrico con mucho glamour. Atrás del sofá, un rectángulo rosa claro crea una especie de marco para el mueble y el verde que lo rodea completa el cuadro. El mobiliario utiliza tonos neutros para crear armonía y que se destaquen las paredes — salvo el sillón amarillo, que le da un toque más vibrante, dándole personalidad a la decoración.

adsfada

Inspiración en el home office 

Si traabajas en home office o en un modelo híbrido, sabes qué importante es tener un espacio bien organizado para realizar las actividades profesionales en casa. ¡Y los colores son excelentes aliados para eso! En este escritorio, los tonos elegidos para la pared fueron un azul suave junto al gris y al amarillo. Esta combinación genera una atmósfera de calma y tranquilidad, ideal para el desempeño de trabajos que exigen productividad e inspiración. Para el mobiliario, el blanco y el color madera completan la paleta y otorgan calidez.

Si te gustó éste artículo, ¡compartílo en tus redes sociales! y quedate atento/a a la segunda parte.
Seguínos en Facebook e Instagram para más novedades y tendencias en decoración e interiorismo.

 

Compartir en