La primavera encarna la esperanza, la renovación y un nuevo comienzo, por eso no es extraño que durante esta estación te sientas más entusiasta a la hora de ofrecerle un color diferente a las paredes de la casa, sobre todo después de un largo invierno frío y gris. ¿Querés saber cuáles son los colores de la primavera para pintar una casa?

¿Por qué pintar la casa en primavera?
La primavera también es el momento ideal para darle a la parte exterior de la casa un aire de renovación. ¡Bienvenidos al regreso del calor, del color y de la renovación! Luz, colores naturales, son las palabras clave para una nueva temporada.

los-colores-de-la-primavera-para-dar-calidez-al-hogar-1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La casa es como un santuario, un lugar donde la gente se refugia tras las lucha diaria en el trabajo, alejados del estrés cotidiano. El salón, los dormitorios, el comedor y la cocina pueden presentar una nueva capa de pintura con otro color. No cabe duda de que la pintura es el medio menos costoso para realzar los colores de cada uno de los espacios del hogar.

Colores de primavera inspirados en la naturaleza
En primavera, los colores deben inspirarse en la naturaleza, como el violeta, el verde claro, el amarillo limón, y dejar para otras estaciones los azules, que recuerdan más bien la noche y el frío. Conviene por lo tanto reemplazar las paredes de color beige por un neutro más fresco, más moderno, como el gris lavanda o el verde más oscuro. La primavera es el momento ideal para cambiar el aspecto de la casa, ofreciendo un estilo más cálido y más acogedor.

Los colores de la primavera son fáciles de encontrar, y además se adaptan bien a cualquier estilo de muebles. Los verdes son el primer indicador de que la primavera ha llegado, y es la elección ideal para dar una sensación natural a toda la casa. El verde es un color de juventud, y muy agradable a la vista. Cualquier matiz de verde ofrece a una habitación un aire absolutamente nuevo y renovado.

los-colores-de-la-primavera-para-dar-calidez-al-hogar-2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otro indicador de que la primavera ha llegado son las plantas florecidas de color amarillo en el jardín. Los amarillos son ideales para la casa, puesto que aportan buen humor y energía. Se trata de un color ideal para acoger la primavera, dejando de lado las tonalidades frías y oscuras. Los tonos amarillos, como el amarillo sorbete de limón, el amarillo pálido, y el amarillo sol, son ideales para decorar el interior de una casa.

Por último, y a modo de conclusión, el naranja afrutado es uno de los colores que más se utiliza para decorar la casa de primavera. El naranja suele transmitir pasión, al tiempo que ayuda a mantener una mejor disposición de ánimo, por encima incluso del rojo.

Compartir en